Políticos a la carta

Hace un par de domingos, al comprar el diario, me dieron el suplemento de siempre y otras especie de revista bien gorda que pensé que sería una edición especial de algo. Una vez en casa, cuando lo abrí todo, resulta que se trataba de la guía de juguetes de navidad de El Corte Inglés, encabezada con el cachondo título de Hacer realidad sus sueños cuesta muy poco… El catálogo es de los que vuelve locos hasta al niño menos caprichoso: todo bien ordenadito y coloreado, con los juguetes separados por secciones y colores (en rosa, el de muñequitas para las niñas; en azul, los scalextric y los monstruos para los niños… y en pequeñito, el precio para que los papis hagan realidad los sueños de sus hijos por muy poco…) Hasta yo misma estoy pensando en hacer mi carta a los reyes, pero con tanta oferta no acabo de decidirme entre la Barbie y su caballito campeón de saltos o la Barbie quiero ser… dentista/canguro de niños (no haré comentarios sobre la transmisión de clichés a través de los juguetes, porque da para mucho…) 

El caso es que mientras observaba el catálogo, algo llamó repentinamente mi atención… Una muñeca me decía: ¡Hola, soy MIYO! Voy a ser tu mejor amiga. ¡Seguro! Mi mejor amiga en cuestión no es nada más ni nada menos que una muñeca a la carta: puedes elegir el color y tipo de pelo, los ojos e incluso la procedencia: caucásica, negrita, chinita o latina… para que nadie le diga al Sr. Corte Inglés que no cree en la integración…

Total, que MIYO me hizo pensar en lo divertido que podría ser poder pedir gobernantes por encargo. Nos facilitaría la vida a todos. En vez de campañas en las que un montón de personas se rompen la cabeza para intentar llegar al electorado, sería tan sencillo como repartir un catálogo de candidatos para que la gente hiciera su político a la carta: color de ojos, altura, sexo, rasgos faciales, tono de voz… y que a la parte física se le pudiera añadir tus valores preferidos, las ideas más originales y creativas, los primeros pasos a seguir, la duración del mandato…

El problema vendría a la hora de ponernos de acuerdo… Si no, acabaría todo lleno de muñecos-políticos por todos lados peleándose ente ellos y seguro que alguno, el día después de reyes, ya andaba en el contenedor como les pasa a muchos juguetes. Además, si nuestro modelo sale defectuoso, ¿a quién reclamaríamos?

Eso sí, quizá la propuesta devolvería la ilusión por la política, porque hay que ver cómo se ponen los niños cuando llegan los juguetes de navidad. Es más, creo que les deberíamos pedir opinión a la hora de hacer nuestro encargo: así nuestras políticas llevarían pijamas rosas y coletitas y nuestros políticos irían disfrazados de Spiderman o de Madelman… No sé si serían más o menos eficientes, pero desde luego todo sería más entrañable y divertido.

Comparte esta información

Anuncios

Acerca de sandrabravo

Asesora de comunicación y estructuración del mensaje. Mi materia prima son las ideas y las palabras. ¡Me encanta jugar con ellas! Me apasiona la política y el teatro, quizá porque a veces me cuesta diferenciarlos. Mi máxima: un día sin sonreír es un día perdido.
Esta entrada fue publicada en Análisis comunicación política y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Políticos a la carta

  1. Alfonso dijo:

    En cierta forma, se puede decir que el marketing político consiste en eso, en crear políticos a la carta. O, dicho de otra forma, que la imagen del político coincida con la que la mayoría del público tiene de su candidato ideal.
    Aunque a la alteración de los rasgos físicos aún no hemos llegado, excepto Berlusconi, pero todo se andará.

    • sandrabravo dijo:

      Pues la verdad, Alfonso, espero no tener que verlo… Para mí el marketing político debería ser más bien todas aquellas actividades encaminadas a mejorar la comunicación con el ciudadano. Dentro de ello se engloban cosas como la imagen y vestimenta de un candidato, su lenguaje corporal, su manera de hablar a cámara…, pero no deberían olvidarse cosas más importantes cómo la estructuración del mensaje, el tipo de lenguaje que se utiliza, la creación de contenidos y defensa de ideas concretas, etc., etc.
      ¡Muchas gracias por tu lectura y comentario!
      Un abrazo,
      Sandra

  2. Alfons dijo:

    Crec que va ser això el que vam intentar des de SI a les darreres eleccions. Sotmetre’ns a la tortura de l’interrogatori de qui ens volgués votar en primàries i assumir que el que ens pertoca és escoltar, escoltar i comprendre – i actuar en conseqüència. No som “a la carta” però sí que ens sabem transmissors de les idees d’altres.
    És clar, “de moment” l’aspecte físic i el sexe no ens els podem canviar. 🙂

    • sandrabravo dijo:

      Jeje! Sí, millor no fer canvis d’aquest tipus… Massa feina!

      M’ha fet gràcia lo de la “tortua de l’interrogatori”… Supose que quan estàs en política has d’acceptar que mai agradaràs a tothom, per molt bé que faces les coses.

      Una abraçada molt gran, Alfons i gràcies per llegir-me!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s