Camps se sacrifica por España

Después de varios días de ausencia institucional, Francisco Camps deja su cargo como President de la Generalitat, tras ser anunciado que será juzgado en la llamada causa de los trajes.

De su breve comparecencia, destacaría los siguientes puntos:

–       Camps no dimite, deja la presidencia en un acto voluntario de sacrificio personal.  La cuidada selección de palabras quiere transmitir la idea de que él se considera inocente y lo que hace lo hace en un acto de esfuerzo, de compromiso, de sacrificio –como ofrenda al “Dios” Mariano Rajoy, a España y a su partido. Textualmente, Camps ha expresado: Voluntariamente ofrezco este sacrificio personal para que Mariano Rajoy sea el próximo presidente del gobierno, para que el Partido Popular gobierne España y para que España sea esa gran nación que los españoles queremos.

–       Proclama su inocencia con una sonrisa fría que le resta credibilidad. Camps ha querido repetir en diversas ocasiones a lo largo de su discurso que es inocente y que nadie le podrá echar nada en cara. Sin embargo, su lenguaje no verbal, con una sonrisa nerviosa en los momentos más delicados, le ha restado credibilidad. No se le veía convencido de sus propias palabras.

–       Ha sido un discurso carente de emociones. El ya expresidente valenciano ha pronunciado su discurso de manera serena, tranquila y sin un ápice de emoción en su voz. Ni un nudo en la garganta, ni una palabra entrecortada por la tristeza, sin ninguna emoción claramente identificable. Un mensaje previsible y descafeinado.

–       No ha mirado en ningún momento a los compañeros que le hacían costado. Camps ha comparecido acompañado de diez consejeros valencianos, de la alcaldesa Rita Barberá y de Federico Trillo. Al final de su intervención, ha querido agradecer a sus compañeros de partido su “cariño y lealtad”, pero lo ha hecho sin mirarlos y sin complicidad alguna. Ha transmitido la sensación de ser un gesto mecánico y tópico.

–       Su acto es una muestra de responsabilidad democrática frente a la irresponsabilidad del actual gobierno de Zapatero. Es el mensaje de fondo que ha querido transmitir Camps, ligando su actuación al futuro, la esperanza y la ilusión de la Comunidad Valenciana y de los españoles, frente a un gobierno que “no ha sabido asumir las riendas” de España. Un mensaje dicotómico que le permite identificarse como un mártir frente al enemigo socialista.

–       Su dimisión es el resultado de una brutal conspiración contra su persona. Es otro de los mensajes clave de su intervención, aunque no lo haya expresado literalmente así. Camps, en un acto “honrado” y “responsable”, deja el camino limpio de obstáculos a Mariano Rajoy, a quien ha citado en diversas ocasiones. También ha defendido la inocencia del resto de imputados –Víctor Campos, Ricardo Costa y Rafael Betoret-, sin nombrarlos en ningún momento.

–       Camps se marcha parafraseando el eslogan de campaña de Jorge Alarte. En la parte final de su comparecencia, Camps ha remarcado que se marcha con “la dignidad, el orgullo y la honestidad de todo valenciano”, recordando con ello el eslogan que durante las pasadas elecciones autonómicas defendía el candidato socialista Jorge Alarte (la dignidad, la honradez y la ilusión de un voto).

Y mientras tanto Canal 9 habla de una pasarela de bikinis en Miami y de lo último de Marta Sánchez…

Anuncios

Acerca de sandrabravo

Asesora de comunicación y estructuración del mensaje. Mi materia prima son las ideas y las palabras. ¡Me encanta jugar con ellas! Me apasiona la política y el teatro, quizá porque a veces me cuesta diferenciarlos. Mi máxima: un día sin sonreír es un día perdido.
Esta entrada fue publicada en Análisis comunicación política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Camps se sacrifica por España

  1. RM dijo:

    No me parece que Camps no expresara emociones en su comparecencia. Claramente hay momentos en que expresa una ira contenida super intensa. Todas las veces que alza las manos, incluso apunta con el dedo índice, para mi son indicativos incluso de violencia (son los mismos gestos que hace, por ejemplo, Hugo Chávez). Estaba profundamente enfadado y, en algunas ocasiones, su rostro expresa decepción, tristeza, porque ve cómo esto supone el final de su carrera política.

    • sandrabravo dijo:

      Yo no aprecio esa ira en su voz o expresión corporal. Está claro que no debe ser el día más feliz de su vida, pero lo que dice parece contarlo para intentar convencerse a sí mismo de que su “dimisión” no está teniendo lugar… La ira comporta más ímpetu, más convicción y, desde luego, otra expresión facial.
      Muchas gracias por tu comentario, RM.

      • RM dijo:

        No en su voz, pero sí en su expresión. Fíjate, aunque sea a veces muy fugaz, en los labios apretados hacia abajo y los puños cerrados y apretados (lástima que el encuadre del vídeo no sea más amplio). No creo que la decisión de dimitir haya sido el resultado de una conversación muy amistosa con sus compañeros del PP. Recalca además que hace 30 años que milita, a mi parecer, como diciendo “me debéis algo”, justo después de decir que la decisión de dimitir es una decisión en favor del partido (mirando hacia Trillo, al que tiene a su derecha).
        Por cierto, que cuando habla de compañeros, yo sí creo que mira a Rita Barberà, la tiene a su derecha y la expresión de sus ojos denota cariño (es la única a la que mira y a la que primero saluda, al menos así apareció en la TV…). Y la mira varias veces, cuando más se gira hacia su derecha y cuando al expresión de su cara cambia hacia cariño/orgullo/respeto.
        Quería felicitarte por el post, pues creo que eres de las primeras en analizar con bastante objetividad la comparecencia de ayer de Camps.

  2. sandrabravo dijo:

    Sí, la sorna sobre los 30 años de militancia es clara. Y también es evidente que es imposible decir algo sin sentir nada (en referencia a tu comentario sobre los labios apretados y los puños), pero sobre todo quería destacar que no es un discurso “visceral” ni claramente sentido, al menos en cuanto a lo que personalmente me transmite.
    Lo de Rita no lo aprecié con el encuadre de los vídeos que vi. Sorry! Pero seguro que tras la comparecencia sus compañeros no le cantaron aquello de “adiós con el corazón…”
    Gracias por enriquecer el post con tus comentarios,
    Un abrazo

  3. maria dijo:

    Me encantaría que algún periodista se atreviera a escribir una crónica sobre su estado psicológico con fuentes internas. Creo que en ningún otro político español se ha visto semejante expresión de desvarío. Su carácter ha cambiado mucho desde Gürtel. Hay algunas de sus comparecencias en Corts y otros lados que son dignas de análisis en este sentido.

    Por lo demás, buen resumen. No sé si el caso de Camps podría servir de ejemplo para otros políticos, como una lección de qué no hacer cuando te acusan de corrupción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s