Leire Pajín: cuando la imagen devora al político

Entrada publicada en el Especial Elecciones de Valencia Plaza.

La cabeza de lista del PSOE por Alicante busca el cara a cara con su oponente del partido popular, Federico Trillo, en un intento por contrastar propuestas y evitar que el debate se centre en su imagen personal, numerosas veces cuestionada en los medios de comunicación.

A excepción de cuando posa, Leire Pajín acostumbra a dejarse la sonrisa en casa y ello endurece sus facciones, que suele acompañar de un tono de voz grave y contundente. La actual ministra de Sanidad es de esas personas que no deja indiferente a nadie y suele provocar reacciones encontradas de admiración o rechazo.

Comenzó su carrera política muy joven, seguramente por influencia de sus padres, José María Pajín y Maite Iraola, activos militantes socialistas en aquella época en la ciudad de Benidorm. Estuvo muy involucrada en los movimientos estudiantiles mientras cursaba sociología en la Universidad de Alicante y a mediados de los noventa fundó Campus Jove, asociación de estudiantes de la que fue presidenta. Las organizaciones no gubernamentales fueron otro de sus grandes campos de acción.

En el 2000 llegó su salto a la política nacional, al ser escogida diputada por Alicante, la más joven de la historia democrática española, con 24 años. En el 2004 renovó su escaño y poco después lo abandonó para asumir la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional. En las elecciones generales de 2008 volvió a estar presente en las listas socialistas, en este caso como número dos por Alicante, y poco después fue nombrada Secretaria de Organización del PSOE en substitución de José Blanco. Su cargo más polémico fue el de senadora por la Comunidad Valenciana a finales de 2009, que supuso un gran rifirrafe entre socialistas y populares. Finalmente, el 21 de octubre de 2010, Zapatero sorprendió nombrándola Ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, cargo que aún ostenta en el momento en que encabezará la lista socialista por Alicante para las próximas elecciones generales.

Su imagen personal ha evolucionado casi tanto como su carrera política, pero sin duda alguna ha sido mucho más comentada. Pese a la experiencia que atesora con tan sólo 35 años, es bastante probable que, si Leire Pajín abandonara la escena pública hoy mismo, poca gente recuerde alguna de sus decisiones políticas (¿Le viene alguna a la cabeza?) Sin embargo, la gran mayoría recordaría los debates mediáticos sobre su pelo, su figura o su forma de vestir; así como declaraciones poco afortunadas sobre su persona.

En diferentes ocasiones Pajín ha lamentado que a las mujeres se las juzgue todavía por su imagen en lugar de por su profesión. Y sin duda alguna sabe de lo que habla: introducir su nombre en las redes sociales equivale a encontrar numerosos foros y grupos que hacen referencia al aspecto físico de la Ministra de Sanidad, en un tono poco educado y que nada tiene que ver con su actuación política. Quizá por ello la presencia de Pajín en Internet sea discreta: tiene un blog personal, un perfil verificado en Twitter en el que no habla ni sigue a nadie -donde, aun así, le siguen más de seis mil usuarios-, pero no ha habilitado ningún perfil ni página propia en Facebook -a pesar de que existen algún grupo y página no oficiales que le dan apoyo.

Más contundente es su defensa de los valores de la izquierda, sobre todo en relación con la sanidad y la educación pública, así como con las políticas de igualdad. Y en cuanto puede no duda en alzar el puño para cantar la internacional; de la misma manera que se la puede ver participando en la romería de la Santa Faz de Alicante.

Leire Pajín es una política a la que se ve mucho más cómoda subida a un atril o participando en una conferencia que dándose un baño de multitudes. Quizá esa misma seguridad que muestra en su tono de voz cuando habla -en ocasiones demasiado agresivo- sea una manera de contrarrestar su dificultad de conectar con las masas.

En las próximas elecciones generales, Pajín se enfrentará a un clásico del partido popular, Federico Trillo, nacido en Cartagena (Murcia) y número uno del PP por Alicante. En la situación de desventaja con la que parte y teniendo en cuenta su perfil, una estrategia de confrontación de propuestas con el candidato popular podría mejorar la imagen de su campaña -aunque difícilmente le daría la victoria-.

Anuncios

Acerca de sandrabravo

Asesora de comunicación y estructuración del mensaje. Mi materia prima son las ideas y las palabras. ¡Me encanta jugar con ellas! Me apasiona la política y el teatro, quizá porque a veces me cuesta diferenciarlos. Mi máxima: un día sin sonreír es un día perdido.
Esta entrada fue publicada en Análisis comunicación política, Colaboraciones en medios, Elecciones generales 20-N y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s