Sr. Rajoy, el equilibrio requiere armonía entre las partes

BraveSpinDoctors comienza hoy una colaboración semanal con Blogs de Política. En este caso, el primer artículo va de mi parte. Estamos muy contentos de poder colaborar en este medio e iremos compartiendo todos nuestros artículos. ¡Esperamos vuestros comentarios!

La primavera valenciana, como se ha bautizado a las protestas estudiantiles de los últimos días en Valencia, va perdiendo su capacidad de ser noticia, debido al inexorable paso del tiempo y al poco interés de los medios –sobre todo los valencianos- en seguir dándole cancha al asunto. Pero no por ello debemos olvidar la importancia que revisten los hechos en sí.

Si cuando unos pocos estudiantes de instituto salen a la calle porque pasan frío en el aula, la policía responde con violencia, qué cabrá esperar en caso de protestas masivas –y quizá no tan pacíficas- en toda España por los recortes a los que nos estamos viendo sometidos y los que aún están por venir.


¿Dónde queda el derecho a protestar? ¿La libertad de expresión? ¿De qué manera debe el pueblo expresar su descontento cuando siente que nadie piensa en él? “No tengo temor, aunque algunas cosas hayan ocurrido, a una situación fuera de lo normal, creo en la madurez, el equilibrio y la sensatez del pueblo español”, decía hace poco el presidente Mariano Rajoy.

¿Y qué pasa con la madurez, el equilibrio y la sensatez de los gobernantes? ¿Quién se hace responsable de la actuación desproporcionada de la policía valenciana? ¿Es sensato que Paula Sánchez de León, Delegada del Gobierno en esta comunidad, diga que no había órdenes concretas y que cada policía actuó según su parecer?

Llamar enemigos a estudiantes que reclamaban su derecho a una educación pública de calidad no es maduro ni equilibrado. Y tampoco es sensato elaborar un argumentario en el que se diga que la mayoría de protestantes “no son estudiantes” y que  “están librando una batalla que no es la suya, engañados por gente interesada”. Si la mayoría de protestante realmente no eran estudiantes –argumento que no se ha probado que sea cierto- poco importa. Sería como deslegitimar la presencia de hombres en una manifestación anti- o proabortista por el simple hecho de no poder dar a luz.

Con un lenguaje bélico que criminaliza a los ciudadanos y habla de batallas, irresponsabilidad y protestas no pacíficas; con una actuación policial desmedida en la que nadie asume responsabilidades y con una tímida asunción de posibles errores por parte de los gestores públicos, no se puede pedir madurez, equilibrio y sensatez a cambio. En cualquier tipo de relación, ambas partes deben poner de su lado para el buen funcionamiento de la misma. Al pueblo se le está pidiendo muchísimos sacrificios. ¿Qué recibirá a cambio?

Anuncios

Acerca de sandrabravo

Asesora de comunicación y estructuración del mensaje. Mi materia prima son las ideas y las palabras. ¡Me encanta jugar con ellas! Me apasiona la política y el teatro, quizá porque a veces me cuesta diferenciarlos. Mi máxima: un día sin sonreír es un día perdido.
Esta entrada fue publicada en Análisis comunicación política, Colaboraciones en medios y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s