¿Temen las empresas descubrir su talento interno?

Artículo publicado en Zyncroblog

El 2013 está llegando a su fin.  Ya están aquí las luces de navidad, las guirnaldas, los catálogos de juguetes rebosando los buzones, la pulsión a consumir compulsivamente… ¡y los propósitos de año nuevo! Esa es la mejor parte. Cuando algo termina, algo nuevo comienza, y los inicios siempre ilusionan y facilitan los cambios. talento interno

¡Año nuevo, vida nueva! Enero es el mes en que todo el mundo se propone apuntarse al gimnasio para eliminar los excesos de Navidad y llevar una vida más saludable; es cuando los fumadores se plantean dejar de hacerlo; cuando nos paramos a pensar que quizá deberíamos cuidar más a nuestra pareja o recordarle a nuestra madre que la queremos mucho…  Pero lo ideal sería que no hiciera falta llegar a estas fechas para plantearnos estas cosas.

Lo mismo sucede en el ámbito laboral. He escuchado a veces el argumento de que toda innovación implica un gran coste económico y de que, en un entorno de crisis como el actual, ninguna empresa quiere arriesgar más de la cuenta. Pero impulsar nuevos proyectos no significa necesariamente invertir una ingente cantidad de dinero en ello, sino que puede consistir en pequeños cambios en la actitud empresarial, en implementar nuevas ideas de fácil aplicación, en apostar por el nexo personal entre nuestros trabajadores, en premiar y valorar adecuadamente a los empleados más creativos y eficientes…

¿Cuántas empresas promueven concursos de ideas? Las buenas ideas son la auténtica materia prima de los negocios más exitosos, pero aún así es sorprendente la cantidad de ellas que desechamos cada día por considerarlas inútiles a la primera de cambio. ¿Se ha experimentado alguna vez con cambiar el rol de nuestros trabajadores por un período corto de tiempo? Nos sorprenderíamos al ver qué pasa cuando les ofrecemos nuevos retos y responsabilidades. ¿Qué empresas tienen el valor de mostrarse sin tapujos ante sus trabajadores, comunicándoles lo bueno y lo malo? De esta manera, los logros son compartidos y los caídas pueden superarse más rápidamente con el apoyo de todos.

En alguna ocasión me he planteado que las empresas que jamás prueban cosas nuevas es porque en realidad temen descubrir su talento interno. Seguramente habrá directivos que crean que, si potencian las habilidades de sus trabajadores, si los forman, si les hacen conscientes de su poder, acaben marchando a un lugar mejor o montando su propia empresa. Es cierto que existe este riesgo, pero como ya comenté en una ocasión, por el contrario, se impone el drama de que una masa de trabajadores descontentos, desmotivados e ineficientes copen la plantilla de tu empresa. ¿Qué es preferible entonces?

Anuncios

Acerca de sandrabravo

Asesora de comunicación y estructuración del mensaje. Mi materia prima son las ideas y las palabras. ¡Me encanta jugar con ellas! Me apasiona la política y el teatro, quizá porque a veces me cuesta diferenciarlos. Mi máxima: un día sin sonreír es un día perdido.
Esta entrada fue publicada en Colaboraciones en medios, Comunicación empresarial y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s